Chimalli

El Chimalli (del náhuatl: escudo) era un objeto defensivo usado por las fuerzas militares, la base consistía de componentes hechos de tablillas de madera o caña, fibras de maguey y de algodón entretejidos. La cara externa era decorada con mosaicos de jade, plumas, cuerdas de colores y perlas, y para los altos rangos recubrimiento de placas de aleaciones de plata y oro con bronce.

Del escudo colgaba una cortina de tiras de cuero a su vez decoradas, cuya función era la de proteger las piernas de proyectiles. Para sostener el escudo su cara anterior tenía un par de asas hechas de fibras entretejidas de maguey o henequén cubiertas por cuero de venado.

El chimalli se categoriza en dos grupos funcionales, el de batalla o yaochimalli, y el ornamental o māhuizzohchimalli el cual era otorgado como premio e insignia a logros en batalla. Los artesanos de equipo militar o Amantecas eran el gremio que se dedicaban a la fabricación del chimalli y este formaba parte de los artículos que eran tributados al Imperio Mexica. La iconografía del chimalli era muy popular y reconocida entre los pueblos mesoamericanos, como se puede observar en el Códice Mendoza, en la Matrícula de Tributos y en el Lienzo de Tlaxcala.